Portada del Español | Portada del Poder Judicial en inglés

|Portada de la Supervisión de Libertad a Prueba|

El Programa de Supervisión Intensiva de Menores (JISP)

Don Bornheimer, Jefe

El Programa de Supervisión Intensiva de Menores (JISP) se implementó en respuesta al Grupo de Trabajo sobre Menores, la Justicia y los Tribunales de la Corte Suprema de Nueva Jersey como una estrategia para intervenir con rapidez contra la delincuencia juvenil mediante una supervisión intensiva en la comunidad.

El grupo de trabajo de 1989 dio lugar a la creación del JISP en 1993. Desde 1993 hasta 1996, el JISP sacó a ciertos menores que cometieron delitos no violentos de la institución New Jersey Training School for Boys (NJTSB) en Jamesburg y los sometió a un riguroso régimen de libertad a prueba para inspirar su rehabilitación.

En 1996, se reestructuró el programa como una opción de condena para los jueces que buscan alternativas de detención para jóvenes que cometen delitos no violentos y que se considera que tienen el riesgo de reincidencia, los cuales podrían beneficiarse con la exposición a técnicas de rehabilitación que son más estrictas que la libertad a prueba para menores, pero menos rígidas que la detención.

Situado dentro de la División de Servicios de Libertad a Prueba de la Oficina Administrativa de los Tribunales (AOC) de Nueva Jersey, el JISP es un programa estatal que a menudo se considera un “último recurso” al encarcelamiento en causas de delincuencia juvenil de intermedias a graves. Las causas que involucran violencia y delitos sexuales, incendio intencional y cualquier delito de primer grado no reúnen las condiciones necesarias para el programa. El JISP recibe de los jueces de los Tribunales de Familias de los condados causas que se les remiten para que realicen investigaciones de admisión y evaluaciones sobre la idoneidad de un participante potencial para ingresar al programa de JISP. Antes de dictar la condena, se le presenta al Tribunal el informe de la evaluación que incluye recomendaciones para la aceptación o el rechazo del menor en el programa, así como cualquier condición especial, como por ejemplo, ayuda profesional, que pueda ser necesaria para resolver los problemas individuales.

El JISP requiere un “contrato” de admisión entre el “participante” menor, su familia y el Tribunal. Los “Equipos de Supervisión” constan de un Oficial del JISP (formalmente conocido como un Oficial de Servicios de los Tribunales III o CSO3) que realiza la supervisión directa de hasta quince participantes, respaldado por Especialistas de Desarrollo Comunitario vitales (formalmente denominados Oficiales de Servicios de los Tribunales I o CSO1) que reclutan voluntarios y servicios, como por ejemplo, proveedores de tratamientos para los participantes. Los especialistas también proporcionan supervisión de apoyo para los oficiales del JISP.

El JISP emplea voluntarios y mentores de la comunidad para ayudar a los participantes con su progreso en la escuela, en el trabajo y en el cumplimiento de sus contratos de supervisión, Planes de la Causa y condiciones. Estos voluntarios y mentores altruistas se encuentran idealmente en los vecindarios donde residen los menores. Los “Equipos Centrales”, formados por grupos de voluntarios, y los Equipos de Supervisión se reúnen con los participantes periódicamente para evaluar su progreso en el JISP.

El JISP promueve la rehabilitación en la forma de supervisión y vigilancia intensivas y se esfuerza para proporcionar un entorno para una participación social positiva mediante una serie de recompensas y sanciones. El programa se empeña en impartir un sentido de responsabilidad personal entre los participantes mediante recompensas y sanciones graduales como respuesta al cumplimiento individual. La meta final es asegurar que la supervisión del participante en la comunidad resulte en ajustes sociales positivos y no ponga en peligro la seguridad del público. El JISP proporciona un refuerzo positivo para el éxito individual, a la vez que protege a la comunidad al hacer cumplir las órdenes del Tribunal con sanciones por incumplimiento.

Se exige y se vigila la asistencia a la escuela y al trabajo, así como también la participación en el servicio a la comunidad cuando se ordene. Se requiere la asistencia a grupos de apoyo y al tratamiento adecuado de salud mental y por abuso de sustancias cuando sea indicado. Deben pagarse las multas y la restitución a las víctimas que haya ordenado el tribunal. Se harán cumplir los toques de queda. Los jueces pueden modificar las órdenes del Tribunal de acuerdo con el cumplimiento demostrado de los participantes, medido por las recomendaciones de los oficiales y los informes sobre el progreso. Los oficiales pueden modificar los Planes de Causa con la aprobación de los supervisores sobre las base de necesidades individuales, que pueden fluctuar.

Las sanciones pueden recorrer la escala desde mayores restricciones en el toque de queda hasta la detención domiciliaria con vigilancia electrónica, llegando en última instancia a procedimientos de infracción por un incumplimiento notorio cuando los esfuerzos menos severos de intervención resulten inútiles

Las recompensas para los participantes pueden extenderse desde una reducción en los toques de queda hasta quedar liberado del JISP con anticipación cuando el participante demuestra un cumplimiento y progreso excepcional en el programa. Las ceremonias de graduación a menudo se celebran en sesiones públicas y son consideradas como una de las pocas celebraciones positivas que tienen lugar en la sala del tribunal.

Todas las actividades de los participantes se registran en un sistema de recolección de datos llamado “CAPS”, el “Sistema Automatizado Integral de Libertad a Prueba” usado para la libertad a prueba en todo el estado.

Los Oficiales (CSO3) y los Especialistas de Desarrollo Comunitario (CSO1) del JISP realizan su trabajo principalmente en las comunidades donde viven sus participantes. Son asignados a las Oficinas Regionales del JISP en Newark y Camden, donde los Supervisores Regionales vigilan su trabajo. La Oficina Central del JISP en Trenton proporciona administración y apoyo a las regiones, con el Jefe del JISP a la cabeza del programa.

Para obtener más información sobre el JISP o para solicitar información sobre el programa de voluntarios, llame o escriba a la oficina administrativa del JISP en Trenton, P.O. Box 974, Trenton, NJ 08625-0974. El número principal de teléfono es (609) 633-6547.

© New Jersey Judiciary